Principalmente una instalación no equilibrada con mal funcionamiento, con aguas estancadas, y con sedimentos donde la bacteria encuentra su alimento (la famosa película biológica, “biofilm o biocapa”) son instalaciones que favorecen el crecimiento de la bacteria.

Este llamado biofilm está compuesto por microorganismos, materia orgánica, residuos, materia inerte que están adheridos a las superficies húmedas de distintos materiales y actua como reservorio de la bacteria, además de dañar las tuberías y otros aparatos metálicos de la instalación por corrosión.  El biofilm es una capa viscosa.

La temperatura del agua favorece también el desarrollo y multiplicación de la bacteria.  A temperaturas entre los 20 y 50ºC la Legionella se desarrolla muy fácilmente, éstas temperaturas son las más habituales en las instalaciones que precisan agua caliente sanitaria, torres, condensadores….etc.  De 0 a 10ºC la bacteria se encuentra en estado latente y entre 45 a 60ºC la bacteria se halla en el agua caliente.  Sólo por encima de 68ºC, a 70ºC la bacteria muere.   

La legionelosis debe contemplarse como un problema de salud pública y es una enfermedad de declaración obligatoria en España.