¿Cómo se transmite la legionella?

La transmisión de la legionella al hombre necesita la existencia de un reservorio de la misma, un mecanismo por el que pueda diseminarse eficientemente y un anfitrión susceptible a la infección.

No se transmite por vía oral, como mucha gente cree.  Bebiendo agua contaminada con Legionella no se contrae la legionelosis.

El mecanismo de transmisión más aceptado es la aerosolización del agua contaminada mediante diferentes mecanismos (torres de refrigeración, agua duchas, spas, aguas de riego….).  La enfermedad se contrae pues por la inhalación de microgotas de agua que contienen la bacteria.  Éstos aerosoles, si son lo suficientemente pequeños y pasan todas las barreras de protección de nuestro sistema respiratorio, llegan a los alveolos pulmonares causando la infección.

La legionella es un microorganismo acuático, y su ciclo biológico está diseñado para multiplicarse y sobrevivir en el agua, allí hay elementos que favorecen que se reproduzca. Ciertas temperaturas, entre 20 y 50ºC es la temperatura óptima de proliferación, la ausencia de desinfectantes, la presencia de biofilms que le sirven de alimento y protección, la ausencia de mantenimiento en la instalación para tratar, controlar y prevenir la legionella asegurándonos que el agua cumple con las normativas.

Hay que saber, que la legionella no se contagia entre personas.

¿Cúal es la via habitual de contagio?

La via habitual de contagio es a través de la respiración de aerosoles formados a partir de agua contaminada con Legionella.

Cuestiones importantes también son, la cantidad de bacterias que llegan a los pulmones, cual es nuestra situación del nuestro sistema inmunitario. Combinando estos factores, si estos son los adecuados, se da la infección y en caso contrario la persona puede respirar agua con Legionella pero no desarrollar la enfermedad.

Los efectos de esta enfermedad son diversos.  En algunos casos puede darse la Fiebre de Pontiac, es una especie de gripe que se supera en casa.  Muchas veces los enfermos ni se enteran que la enfermedad que padecen la ha causado la bacteria Legionella.

En cambio en otros casos, los más graves, afectan a colectivos generalmente con un sistema inmunitario débil.  La legionelosis se cursa como una neumonía grave que se trata con antibióticos, pero que en ocasiones puede complicarse, provocando incluso la muerte.  Edad avanzada, personas fumadoras, con otras patologías añadidas pueden agravar la situación.

La presencia de Legionella en el agua, no implica necesariamente un riesgo para la población, pero sí la necesidad del control y tratamiento para evitar su proliferación en las instalaciones que generan aerosoles (torres de refrigeración, sistemas de agua caliente sanitaria, sistemas de riego por aspersión, humidificadores de aire, fuentes decorativas, jacuzzis, túneles de lavado, entre otras).

En Micronela, hemos desarrollado los equipos Legiopack que nos ayudan a controlar y tratar la legionella en los circuitos de agua caliente sanitaria mediante la pasteurización de la misma.